Lagos no se bajó, Lagos sigue

0

Al no contar con el apoyo del Partido Socialista, Ricardo Lagos, la carta más fuerte de la Nueva Mayoría, decidió bajar su candidatura, dejando el camino libre a Alejandro Guillier. ¿Qué significa esto?

Una profunda decepción.

Eso debe haber sentido el ex primer mandatario Ricardo Lagos al ver como su candidatura presidencial perdía fuerza y apoyo, incluso de los partidos más relevantes del conglomerado oficialista.

Esto porque, que el Partido Radical declarara como su candidato a Alejandro Guillier fue un golpe fuerte, pero esperable.

Pero cuando el Partido Socialista se inclinó por Guillier, dejando de lado a Lagos, todo se derrumbó.

No fue noticia para nadie que los demás posibles abanderados del PS terminarán con su aspiración presidencial, como Insulza y Atria, pero que Lagos decidiera bajar su candidatura, cerrando la puerta incluso para unas primarias, fue una sorpresa mayúscula.

Con la salida de Lagos, salió de la contienda el único oponente capaz de quitarle ventaja al candidato con mayores posibilidades de llegar a La Moneda: Sebastián Piñera.

Y con ello, el ex presidente de la centroderecha, y carta fuerte del conglomerado Chile Vamos, al parecer quedaría con el camino despejado para lograr su segundo mandato.

Eso si no se considera a Alejandro Guillier.

El actual senador independiente, pro radical por la Región de Antofagasta, viene marcando fuertemente en las encuestas, posicionando así su imagen como el representante natural del oficialismo, y por ende, el candidato con mayor potencial para competir con Piñera y erigirse como Presidente de la República.

Sin embargo, tras la salida de Ricardo Lagos de la carrera presidencial, es posible detectar un fenómeno que se está dando entorno a la figura de Guillier.

Guillier es el nuevo Lagos

Al bajarse Lagos de la carrera presidencial, el que se fue a descansar a su casa es el hombre, la persona, el individuo Ricardo Lagos. Sin embargo el personaje, lo que representa la figura de Lagos, el ente político, se mantiene firme en pie, ahora personificado en Alejandro Guillier.

Esto porque Guillier asumió la representación de la contradicción de Sebastián Piñera, la otra cara de una moneda que organiza la política chilena, y la visión de un gobierno, en solo dos vertientes ideológicas, izquierda y derecha (o al estilo chileno, centroizquierda y centroderecha).

Porque en Chile, al menos en materia política, las posiciones ideológicas que detentan realmente el poder son más bien tibias, nada muy polarizadas. Por eso la izquierda no es tan izquierda, y la derecha no es tan derecha, ambas simpatizan con un centro que da sustento a cualquier aspiración concreta.

Las posiciones polarizadas tienden a considerarse radicales, como el Partido Comunista, a la izquierda, o la UDI, a la derecha, pero ese es tema para un análisis de estructura política chilena, lo que haremos en otra columna.

Volviendo a que Guillier es el nuevo Lagos, en el terreno práctico, para la ciudadanía que votará el 19 de abril, hacerlo por Lagos o Guillier viene a dar exactamente lo mismo, pues el objetivo de la Nueva Mayoría no es ganar las elecciones, sino evitar que Piñera lo haga.

No obstante, aún existe una alternativa de cambio político en Chile, en realidad hay varias, pero pocas cuentan con un potencial real para triunfar en la elección presidencial.

Acá va una lista de nombres, de los que muchos de seguro ni siquiera superarán algún proceso de primarias internas. Sin embargo, es importante tenerlos presente porque más de alguno sí logrará fijar su nombre en la papeleta final.

Los verdaderos candidatos outsiders a la presidencia de Chile.

  • Tomás Jocelyn-Holt
  • Marcel Claude
  • Carola Canelo
  • Sebastián Sichel
  • Carlos Ruiz
  • Franco Parisi
  • Luis Riveros
  • Alberto Mayol
  • Beatriz Sánchez

Cada uno de estos personajes encarna por sí mismo una alternativa distinta a la simple dualidad tradicional de la política local. En tanto, entre ellos, actualmente Beatriz Sánchez es la que cuenta con la mayor figuración mediática, y por ende, con las mejores posibilidades para implantarse en el imaginario colectivo.

¿Es posible apostar por Sánchez para el 19 de noviembre?

Esa es una excelente pregunta, y entregar una respuesta no es tarea fácil. Una elección presidencial es, desde el nombramiento de sus candidatos, un proceso altamente dinámico muy difícil de predecir. De lo contrario, ¿quién hubiese pensado hace un mes que Lagos bajaría su candidatura?

Por esto, y para terminar, en este punto de la problemática solo podemos señalar dos certezas:

La primera, por el lado de la centroderecha, Piñera llegará a la papeleta. Mientras que por el lado del Oficialismo será Guillier.

La segunda, de esa breve lista que mencioné con los candidatos outsiders saldrá una tercera fuerza que agregará incertidumbre a la elección. No sé si ganará, pero sí sé que ayudará a que el proceso sea más interesante y digno de analizar.

Por ahora, esperemos cuál será el siguiente en caer.

Un abrazo

Carlos Montoya

Para El Inversor Diario

Compartir Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Acerca del Autor

Carlos Montoya

Los mercados financieros pueden llegar a ser demasiado complejos de entender para los lectores que no están familiarizados con su lenguaje y tecnicismos. Por ello, Carlos Montoya, Editor de Inversor Global Chile, te explicará en un lenguaje simple y práctico la actualidad económica y financiera nacional e internacional.

Deja una respuesta: