El impacto de las aerolíneas “low cost” en Chile y los mercados

0

Con salto de la línea aérea SKY Airline, que informó que comenzará a operar en un 100% con el modelo de bajo costo o low cost, se abre la gran interrogante de cómo se continuará desarrollando en Chile el negocio aeronáutico.

Por Cesar Valencia Analista Senior de IG Chile

Drásticos cambios se vienen en la industria de las líneas aéreas con la entrada de la nueva política de compañías como SKY Airline, que desde ahora ofrecerá todos sus vuelos en modo low cost, donde se plantea que los pasajes bajarán su precio en un 30% y los pasajeros escogerán qué comodidades pagar, ya que se cobrará extra por elección de asientos, alimentación y transporte de equipaje en bodega, entre otros.

Dada la fuerte competencia que implica introducir el modelo low cost en Chile, se proyectan guerras de precios, participación de nuevos actores en el mercado y aumento de la demanda por este tipo de pasajes aéreos, ya que otorgan la posibilidad a muchas más personas para que puedan volar de un lugar a otro, tanto por turismo o como reemplazo de otros medios de transporte como los autos y buses.

“Este sistema afecta en forma positiva al mercado. Al existir alternativas de precios más bajos, se produce una motivación para viajar en avión y abre puertas a más viajeros que se veían complicados para volar por los altos costos de los pasajes aéreos”, comenta la jefa de carrera de Ingeniería en Gestión Turística de la Universidad del Pacífico, María Teresa Cagalj.

Para la académica, la aparición de estas compañías low cost en otros países ha generado un alto impacto en la comercialización de los servicios aéreos y en el comportamiento de los viajeros.

“Varias compañías intentan también reducir sus costos, incrementar la productividad y ofrecer servicios diferentes a los consumidores. Hay que señalar que algunas de ellas decidieron eliminar servicios complementarios como las comidas en trayectos cortos o instaurar ciertas restricciones a los clientes, como la estancia de la noche del sábado en determinadas tarifas”, explica.

Para María Teresa Cagalj, estos cambios se ven fuertemente apoyados por los factores de cambio que gatillan fuerte en la actividad turística, como es la venta de servicios turísticos por Internet.

“Éste es un medio por el que estas líneas aéreas comercializan sus servicios. Internet, por lo tanto, es un mercado que ha ido creciendo cada vez con más fuerza y es un instrumento de información y comercialización que está cambiando el comportamiento de la demanda turística, donde influyen factores como el incremento de los viajes independientes, la fragmentación de las vacaciones, la reducción de la estancia media, la búsqueda de ofertas y bajos precios, etc.”, acota.

Beneficios y proyecciones

Si se compara con las líneas aéreas tradicionales, la docente de la U. del Pacífico señala que entre los principales beneficios del sistema low cost está el significativo ahorro para el pasajero.

“Estas aerolíneas ofrecen los precios más competitivos del mercado, por lo que es habitual encontrar vuelos a los destinos más solicitados a un precio muy razonable, especialmente en las temporadas bajas”, agrega.

Pero no sólo los pasajeros se verán beneficiados. “Las agencias de viajes tradicionales se han visto beneficiadas también por este fenómeno y han comenzado a ofrecer un nuevo servicio: ellas mismas buscan el vuelo y compran el billete low cost, por lo tanto la intermediación de las agencias de viajes en la venta de servicios aéreos comienza a resurgir, con lo que el cliente que decide recurrir a una agencia puede ser orientado en la compra de este servicio”, comenta.

Como tercer provecho, está que se podrá acceder a la adquisición del billete aéreo en el momento. “Con este tipo de aerolíneas no se hace necesario comprar un ticket aéreo con mucha antelación. Se puede incluso reservar el ticket o billete el día de antes de la salida del vuelo. Las compañías low cost han permitido el aumento del número de rutas operadas, número de aviones y mayor conexión con diversos destinos”, asegura Cagalj.

Pero, ¿hasta qué punto podría empeorar el servicio? “Hoy las líneas aéreas responden por el servicio de transporte otorgando compensaciones al pasajero como, por ejemplo, por pérdida de vuelo, de equipaje, cancelaciones de vuelo, etc. Las compañías low cost ofrecen las mínimas compensaciones, dado que no se hacen responsables de casi ningún aspecto del vuelo del pasajero”, detalla la especialista.

A lo anterior, se suma la existencia de una atención impersonal. “Otra de las formas de ahorrar en gastos es optar por la desaparición de oficinas físicas o cualquier otra zona accesible al público con la que interactuar directamente con la aerolínea en caso de reclamo, por ejemplo. Esto hace más complicado para el cliente el ponerse en contacto con la compañía aérea en caso de duda o reclamo, con lo que el servicio pierde mucha calidad en general”, apunta.

Otro aspecto negativo es el servicio de comidas. “En las líneas aéreas tradicionales, ello constituye una preocupación en donde se busca entregar un buen servicio abordo, sobre todo en los vuelos largos. En las compañías low cost eso se elimina, ya que el pasajero debe pagar por lo que quiera consumir. El servicio que ofrecen las compañías low cost, tiene como prioridad el trasporte del pasajero de un destino a otro, no considerando otros requerimientos del pasajero. Es decir, existe un cambio drástico en el servicio que se entrega al pasajero. Y los servicios son adicionales, son de menor calidad, considerando solo el transporte como servicio prioritario”, indica.

Sin duda, este modelo de negocios marcará un antes y un después en el transporte comercial aéreo en nuestro país. “Este patrón de la industria aeronáutica ha ido creciendo fuertemente en el mercado, tanto en América como en Europa, y se ha convertido en uno de los modelos de negocios más exitosos.

Anteriormente viajar en avión era un privilegio que sólo podían alcanzar las personas con mayor poder adquisitivo, pero la realidad ha cambiado y hoy en día el avión es un medio de transporte disponible para casi cualquier bolsillo”, señala la jefa de carrera de Ingeniería en Gestión Turística de la Universidad del Pacífico, María Teresa Cagalj.

De hecho, asegura que muchas compañías aéreas consolidadas modificarán el enfoque que poseían y formularán un nuevo modelo de negocio, alterando los servicios ofrecidos durante el vuelo y sus condiciones al trabajar. “Es lo que está haciendo hoy LATAM en Chile y en el extranjero. Este nuevo patrón ha supuesto una fuerte competencia para las grandes empresas aerocomerciales, las que están haciendo todo lo posible para mantenerse en el mercado”, añade.

La docente de la Universidad del Pacífico dice que gracias a la implementación del low cost en Chile, las ciudades y los destinos turísticos estarán más cerca y asequibles para todo tipo de personas de clase baja y media. “Esta cercanía favorece la integración del país, el crecimiento económico y el empleo”.

Además, otro aspecto que resulta muy favorecido con la implementación del modelo low cost es el mercado financiero, y por ende, los inversionistas pueden optar a nuevas oportunidades de generar retornos.

Es más, actualmente unas de las aerolíneas más relevantes de América Latina, y el mundo, está pasando por un proceso que podría entregar interesantes beneficios a quienes decidan invertir en ella, siempre y cuando lo hagan en el momento indicado. La compañía es LATAM, y sus acciones pueden ser adquiridas fácilmente en la Bolsa de Comercio de Santiago. Si quieres conocer más información, haz click aquí.

 

Compartir Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+1Email this to someone

Acerca del Autor

Inversor Global

La mejor forma de estar al tanto de qué es lo que está pasando dentro de los círculos de las inversiones en Chile y en el mundo es registrándote a nuestro Newsletter de Inversiones. De lunes a sábado recibirás en tu casilla de correo electrónico nuestras exclusivas opiniones y puntos de vista.

Deja una respuesta: